Fundación Persán

Contribuyendo a la sociedad mediante el empleo y la acción social

La Fundación Persán lleva más de diez años fomentado la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión, promoviendo el emprendimiento y ayudando a los colectivos más vulnerables.

José Castro, gerente de Fundación Persán

La Fundación Persán se creó en 2006 con un objetivo muy claro: favorecer la integración laboral de personas en una precaria situación social. Según explica su gerente, José Castro, la misión de la entidad en sus inicios era dar formación y buscar empleo a los miles de inmigrantes sin documentación que comenzaron a llegar en esos años a Andalucía. Cuando estalló la crisis económica, la Fundación amplió sus programas a todas las personas con dificultades sociales y, más tarde, cuando los niveles de paro no dejaron de crecer, empezó a promover las iniciativas emprendedoras. «En definitiva, nos centramos en el empleo y el emprendimiento, dos elementos necesarios para la evolución de la sociedad andaluza», detalla José Castro.

Guía para emprendedores

Uno de los principales pilares de su misión para apoyar a los emprendedores es la Guía Persán, que recoge todos los recursos gratuitos públicos y privados que hay a disposición de quienes quieran iniciar un proyecto empresarial. Los recursos están ordenados diferenciando etapas: fase preliminar, constitución de la empresa, primeros pasos y consolidación. Alojamiento, orientación, formación, subvenciones… Todos y cada uno de los elementos que un emprendedor debe tener en cuenta están recogidos en esta guía que está disponible tanto en papel como en formato digital y que supera los 5.000 ejemplares distribuidos cada año.

Universitarios

Además, la Fundación Persán tiene tres programas orientados también a los emprendedores y que están planificados para obtener resultados a corto, medio y largo plazo.

El primero de ellos está dirigido a la formación de recién egresados y jóvenes en general y consta de un aprendizaje de 25 horas en el que profesionales en ejercicio les cuentan su experiencia y las claves para tener éxito en el mercado. Estos cursos se hacen en verano, en la Universidad Internacional de Andalucía. Justo acaba de abrirse el plazo de matriculación para la edición de este año (más información en cursosdeverano.unia.es/item/emprender-con-exito.html).

Otro de los proyectos, a medio plazo, es también una formación adaptada dirigida al ámbito universitario, y se hace tanto en la Universidad Pablo de Olavide como en la Universidad de Sevilla, tanto para alumnos como para personal docente investigador. «Una ciudad como Sevilla tiene más de 100.000 personas entre alumnado e investigadores, hay una capacidad latente que hay que aprovechar», afirma José Castro. «Queremos que esto se transforme en nuevos productos y servicios, por lo que hay que estimular el espíritu emprendedor en el entorno universitario», insiste.

Formando a adolescentes

La apuesta a largo plazo, por su parte, está centrada en alumnos del último ciclo de la ESO y el primer curso de Bachillerato, a los que la Fundación Persán quiere inculcarles la inquietud por emprender. «Es la gran apuesta si queremos contribuir a que haya mayor cultura emprendedora en nuestra tierra, hay que empezar a educar en esa etapa», asegura José Castro.

Se trata de un proyecto muy novedoso a nivel nacional en el que, durante los tres primeros meses, se trabajan en el aula conceptos claves sobre los emprendedores: cómo descubrir las necesidades del entorno, trabajar en equipo, darle salida a las ideas propias, etc. A partir de ahí, los equipos de alumnos, a través de un binomio problema-solución, deben plantear un negocio y seguir todas las fases preliminares y de creación del producto hasta llegar al final, que puede ser, como en la vida
real, o el éxito o el concurso de acreedores.
«Queremos que le pierdan el miedo al proceso empresarial, que afronten distintas situaciones, problemas y experimenten de cara a la vida adulta», afirma José Castro. Además, de cara al año que viene también van a incluir formación previa para el profesorado. «Se trata de contribuir con nuestro granito de arena a que tengamos una sociedad futura más emprendedora y transmitir a los jóvenes el cambio en el que estamos inmersos en el mundo empresarial», explica José Castro.

Centro integral

Con objeto de su décimo aniversario, la Fundación Persán ha querido seguir ayudando a la sociedad andaluza y, más concretamente, a las personas en riesgo de exclusión social. Por ello, ha creado el Centro de Educación Integral Persán, un espacio de crecimiento personal dirigido a adolescentes y jóvenes sin recursos que se gestiona a través de una red de viviendas tuteladas. A través de este proceso se pretende que incrementen sus competencias para la plena integración social, mejorando también sus oportunidades de empleabilidad y aumentando sus competencias personales y su autonomía.

El CEI-PERSÁN comprende el seguimiento de los participantes en el programa desde los 12 hasta los 14 años, cuando se trabaja con los menores sin que estén en los pisos de acompañamiento, y de los 14 hasta los 18 años, cuando pasan a formar parte de estas viviendas. «Tratamos de darles un entorno normalizado que permita un desarrollo profesional y personal que les permita salir de la exclusión social», detalla José Castro.

Cuando los participantes cumplan la mayoría de edad comienza la fase 3, a partir de unos pisos de emancipación en los que el apoyo de la Fundación Persán se centra en buscar su empleabilidad. «El proyecto es precioso, estamos muy contentos y consideramos fundamental poder ayudar a estos chicos a potenciar su formación y a buscar un futuro fuera del círculo de la exclusión social», afirma José Castro.

La Fundación Persán también promueve los valores del esfuerzo y el mérito a través del su patrocinio del plan ADOP, al Equipo Paralímpico Español. Un patrocinio activo que incluye jornadas anuales de acercamiento al deporte para discapacitados con la participación de más de 500 escolares y varios medallistas olímpicos.